Siempre ha existido la creencia de que el color negro absorbe el calor.

Sin embargo, se piensa que la ropa blanca protege de las altas temperaturas, y nada más lejos de la realidad. El blanco hace que rebote el calor corporal que generamos, impidiendo que salga. En cuanto al negro, absorbe el calor corporal y lo deja salir con la brisa.
Soy muy fan de los colores oscuros, y saber esto ha abierto todo un nuevo abanico de looks estivales con el negro como protagonista. Y ahora un poco de inspiración para el color estrella de este verano 2018:
· Una pieza atemporal y muy socorrida es el vestido lencero negro sin mangas, muy versátil.
· La falda vaquera en negro con un top lencero, elegante a la par que cómodo.
· Camiseta de algodón en un negro desgastado con pantalón de pinza a cuadros.
negro
· PanTalones de yoga y top de tirantes básico.
· Una apuesta más arriesgada es convertir el vestido de noche de terciopelo negro en la opción perfecta para cualquier día con una cazadora vaquera.

Tener opciones para reutilizar prendas durante todo el año, da mucha más variedad a tu armario. Además, usar el color negro en un total look es toda una ventaja si te apetece usar complementos de colores fuertes, ya que el negro les otorga todo el protagonismo, creando un look equilibrado y nada saturado. Combina el negro con colores flúor, turquesas…

Sin embargo, si eres de llevar looks recargados, una buena opción es usar muchas joyas y mezclar diferentes tejidos, creando contrastes y volúmenes. Añade pequeños puntos de luz con algún complemento blanco como un choker o un cinturón fino… Simplifica con un maxi cinturón y gana en minimalismo.

Aprovecha esta ocasión para usar los capazos, que son tendencia ahora. Como ves, las opciones son infinitas, da rienda suelta a tu creatividad.

No renuncies al negro en verano, rompe con el falso mito y disfruta de este color en todas las estaciones del año.
Alba Morales Rosa