Comprar a lo loco ya no está de moda

Hace mucho que irse a comprar una tarde a un centro comercial «a ver qué cae» dejó de ser algo bueno. Y esto es así porque la contaminación en el sector de la moda está alcanzando unas cotas altísimas, desde hace unos años hemos alcanzado un ritmo de consumo tan alto que ha dejado de ser asumible para el planeta. Esto trae de la mano una calidad en la ropa mínima, la ropa se convierte en un objeto de usar y tirar en una misma estación.

Saber con exactitud lo que tienes en el armario.

Sí, parece algo obvio y absurdo, pero no sería la primera vez que veo o escucho a una persona decir que se ha comprado una prenda parecida a otra que ya tiene. Cuando compras una prenda es necesario saber si tendrá su propio lugar en tu armario, si combinará con toda tu ropa (o al menos con gran parte de ella).

Encontrar tu esencia.

Las tendencias están muy bien, y la variedad también… Pero debes encontrar un hilo conductor para tu estilo de vestir, para no sentir que vas «disfrazada». Es importante tener muy clara tu esencia cuando decides salir a comprar cualquier prenda, que esa prenda seas tú. Ir siempre de tendencia es agotador, por ello llevarlas en pequeños detalles del outfit es más sencillo y no hay que hacer tanta inversión en ropa.

Comprar: armario

Tener una lista de prendas deseadas en cuarentena.

Los caprichos son muy habituales, con el bombardeo que sufrimos a diario en redes sociales sentimos el impulso y la necesidad de adquirir de todo. La ropa no escapa a esto, y es que ver tanta ropa bonita por Instagram no deja indiferente a nadie. Pero antes de comprar cualquier prenda, ponla durante un par de semanas en una lista de deseados y no vuelvas a echarle un vistazo hasta pasadas esas semanas. Si durante ese tiempo no vuelves a acordarte de esa prenda, significa que en realidad no la necesitabas tanto, sino que era un capricho temporal. El ahorro de dinero y de espacio es considerable.

Comprar: elección

Probarte la ropa en la tienda.

¿Cuántas veces te ha enamorado una prenda en la tienda? Muchísimas, pero también que al día siguiente ya no la veías del mismo modo. La luz de la tienda no es la misma que la de los probadores, y la ropa se ve muy distinta en las perchas. Por eso es tan importante probarse la prenda en la misma tienda, ganas en tiempo porque puede que no te quede como se ve en la percha, y el fastidio de tener que ir a descambiarla… te lo ahorras.

Elegir prendas con un tejido de mayor calidad.

Poco a poco van surgiendo marcas concienciadas con el medioambiente, con erradicar la explotación laboral y con ofrecer una calidad mínima a sus clientes. Por ello es importante comenzar a investigar cuáles son esas marcas y apoyarlas. Puede que sea una inversión de dinero ligeramente mayor, pero a la larga lo agradecerás, ya que la ropa te durará más años. En este caso, además, aconsejo buscar prendas básicas en cualquier armario, en colores neutros (beige, camel, negro, blanco…) para que combinen bien con otras prendas de tendencia que sólo usarás en momentos puntuales.

Comprar: bolsas

Espero que estos sencillos consejos te ayuden a ahorrarte más de un disgusto, y a comprar con conciencia. ¿Conoces marcas ecológicas? Cuéntamelo en comentarios.

Imágenes sacadas de Pinterest: 123.

Alba Morales Rosa

Puntúa el post